miércoles, 28 de octubre de 2015

Herido de Amor

¡Oh hermosura que excedéis 
a todas las hermosuras! 
Sin herir dolor hacéis, 
y sin dolor deshacéis,
el amor de las criaturas. 
El elenco de El Poder de la Oración en el presbiterio de la Compañía de María. Fotografía Fernando Salas Pineda. 
Fue en ese lugar de ilusiones juveniles, de silencios meditados que en otro tiempo acogieron el alma del Perdón de Cristo y ahora la de su Buena Muerte, donde el sábado hirióme una flecha. Una flecha de amor llena, lanzada con la certeza de mis santos místicos a los que antes quería y ahora amo. Ni contarlo podemos los que allí fuimos alcanzados por la afilada hoja de la palabra en la pluma de Ramón Molina. No se pude explicar, precisamente con palabras, cuando Dios, valiéndose en este caso de una obra de teatro, te sacude el alma y caes más que nunca en tus errores deseando ya sólo la reconciliación plena. Lo que sucedió, no sobre unas tablas, no sobre un escenario, sino sobre el espacio dedicado a la memoria perpetua del sacrificio sagrado, no fue sino una experiencia mística llevada de la mano de mujeres y hombres empapados del profundo espíritu del carmelo, la entrega generosa de un grupo de personas que saben compartir su fe cimentada sobre la experiencia de la oración. 

Aquello no fue una actuación profesional brillante de actores encumbrados en la fama, aquello fue la verdad más pura en el verismo más absoluto salida de lo más profundo del ser. Muchos espectadores caímos así atrapados en una especie de síndrome de Stendhal, transverberados por el éxtasis de la emoción y el suave dolor de la belleza. Los actores aficionados por amor a Dios no interpretaban, sentían, logrando así transmitirnos sus emociones. Sería injusto hablar de uno o de otro porque el trabajo de cada uno fue en verdad, de la candidez de la hermana portera a la firmeza de la madre superiora, de la dulzura de la novicia a la aspereza de don Julián, pero necesito agradecer a Isabel Valenzuela y a Jesús Sánchez sus solemnes y rotundas actuaciones como Teresa de Jesús y Fray Juan de la Cruz, la una con la fuerza arrolladora por momentos de la Santa fundadora, a veces caída en el desmayo de su elevada mística, y el otro en la humildad y sencillez del frailecillo de Fontiveros ‹‹¿Ha mandado llamar, Madre Teresa?››. 

El próximo sábado volverán a cargar luces, cables y equipos y volverán a recitar sus versos y a llenar con su poder otros espacios de oración. Terminarán, recibirán el aplauso y la admiración de otros públicos y marcharán de nuevo a Úbeda, así cada fin de semana, sin pedir nada a cambio para ellos pero siendo felices por darlo todos para los demás. Ese es el secreto, la fórmula magistral del éxito de Maranatha. 

Gracias Ramón, Juani, Belén, Lola, Isabel, Jesús, Blas, Cripri, Josefina, no por lo que nos disteis sobre el presbiterio, sino porque lo que nos habéis dado sobre la vida. Y gracias una vez más al colegio de la Compañía de María por prestar su espacio, a la Comunidad de Religiosas y a su Director Titular José María Campos; a José Cáceres Fuentes que hizo de “hermano portero”; a María del Mar Felices y Manuel Jesús González de la empresa Tu y Yo Ceremonias que dieron lo mejor de sí; a Trini que puso las flores; a los acólitos que trajeron la luz e inundaron con fragante incienso de pasión el lugar, Ricardo, Antonio y Javier; a las jovenes que repartieron los folletos y entregaron los ramos, Mª Ángeles, Mª del Mar y Sara… Gracias. 

A Pepe Campos y a Paulino Moriñígo 
que escogieron este sábado para subir a cantar maitines en el cielo

martes, 27 de octubre de 2015

Y la mística se hizo carne

Aspecto del presbiterio de la Compañía de María instantes previos al comienzo de la representación. Fotografía Mª del Mar Felices Lozano
Cuando una atmósfera entre tinieblas e incienso, entre meditación y expectación; en un marco divino de muros centenarios que durante años albergaron con dulzura y pulcritud inocentes almas guiadas por la oración y el desvelo... cuando todo ello se une en divina armonía surge "el poder de la oración". 

Silencio y oscuridad dieron paso a la voz, a la luz, actores o quizás ángeles enviados por la divina providencia, vinieron a clausurar unos actos conmemorativos del nacimiento de Santa Teresa cargados de ilusión, cariño, entrega y dedicación. 

De la mano de un padre que se siente abandonado en la soledad impuesta por la férrea vocación de su hija, fuimos caminando lenta pero ávidamente en la espiritualidad, la poesía, las tribulaciones, el legado de la Santa, todo ello vivido a través de la mirada y la inocencia de una joven novicia de nuestros días que como la de Avila, vivía en una divina prisión y que hizo a Dios su cautivo, y que lejos ya de sentir su cuerpo preso entre unos hierros, a veces era su alma la que allí moraba y esa carga, esa sí era más pesada que el acero. 

Pero la santa no se apareció sola a esos ojos que la miraban con el corazón, venía con Fray Juan de Santo Matia, San Juan de la Cruz, amante del silencio, maestro de la palabra, con una sensibilidad extraordinaria y una autenticidad personal sin fisuras; su oración constante "sufrir y ser despreciado" y que se cumplió literalmente casi hasta el final de su vida, bien podría ser una reflexión de este encuentro místico transformador que el actor, creador y director de la obra Ramón Molina nos presenta y que define perfectamente el camino y las bases de Providencia, como si la obra hubiese sido encargada exprofeso. El desenlace de la obra no pudo más que dejarnos inmersos en una espiritualidad exacerbada, una espiritualidad que por desgracia desaparece al volver de nuevo a la vida, y que sólo aparece con el poder de la oración. 

Por supuesto broche, esta vez sí, broche de oro a la clausura de nuestros actos, Maranatha nos deleitó con unos profesionales sin límites que desde el minuto cero interactuaron con los que tuvimos el inmenso privilegio de "vivir" la obra de teatro; pero cuando esos actores se quitaron sus hábitos dejaron al descubierto cuán grande es la mano de Dios, y cómo se sirve de ellos para evangelizar, si bella fue su actuación, magnífica su calidad humana, personas, amigos ya que se apartan de su mundo cotidiano, de su descanso, de su tiempo libre para entregarlo a los demás y recibir sólo lo que Dios les tenga guardado, sin pedir nada a cambio; el espíritu de Santa Teresa está ya tan inmerso en ellos mismos, que ha tenido que ser la mano de ella la que los haya elegido uno a uno para escenificar y mostrar las flaquezas del alma; porque ellos supieron mirarla con el corazón, quieren que así la miremos todos. 

Gracias a Maranatha y a Providencia salimos reforzados de este camino que nos aguarda y que nos ha enseñado a sentir el poder de la oración y a aprender a rogar en nuestros momentos de flaqueza y a vivir como nos enseñó la santa NADA TE TURBE, NADA TE ESPANTE.

lunes, 26 de octubre de 2015

Homilía de la Misa Estacional de Santa Teresa de Jesús

Queridos sacerdotes y seminaristas; Religiosos y Miembros de la Asociación de fieles Providencia y demás asociaciones apostólicas de laicos; Hermanos y hermanas:

Concluye hoy con esta solemne celebración eucarística el Año Jubilar Teresiano, un año de gracia que el Papa Francisco tuvo a bien concedernos a las Iglesias de España, con motivo del V Centenario del nacimiento de la santa doctora de la Iglesia Teresa de Jesús, reformadora del Carmelo y gran impulsora de la reforma de la Iglesia en el siglo XVI. 

Llega así a su término un año lleno de iniciativas teresianas que han puesto de relieve cuánto debe la Iglesia en España a la santa reformadora. Con su empuje espiritual y su personalidad de mujer consagrada de extraordinarias cualidades, santa Teresa de Jesús atrajo a muchos al compromiso en favor de una honda y sentida reforma de la Iglesia, que tenía en la reforma de la vida religiosa una muestra singular pero sin limitarse a ella. Santa Teresa miraba a la entraña de la fe y en ella era Cristo Jesús, el Esposo del alma y de la Iglesia, aquel a quien hallaba. La mística de Cristo movía todas sus empresas, capitalizando todo el amor de que ella era capaz, con un corazón por entero indiviso. El amor de Cristo centraba todo en su vida, dando sentido a todas sus acciones y al mismo tiempo impulso y audacia. Este fue el secreto del éxito de sus fundaciones, a pesar de las dificultades que hubo de padecer y de los malentendidos de los que fue víctima, y que le ocasionaron no pocos sinsabores. 

Santa Teresa vivió una honda conversión a Cristo y a su amor consagró una vida vivida en radicalidad evangélica, pobre y desprendida, por entero centrada en lo único necesario: Dios, la única realidad suficiente por sí misma, fundamento de todo y que todo lo sostiene. Para santa Teresa sólo Dios basta, porque sólo Dios lo colma todo y a su margen nada puede tener plenitud alguna; y Dios, a su vez, no necesita justificación alguna que dé razón de la plenitud con que todo lo llena. Esta plenitud de Dios se ha revelado en Cristo, en su humana verdad, de suerte que es preciso transitar por la humanidad de Cristo para llegar a Dios y gozar de su plenitud de bien y de belleza, porque sólo Dios es la Verdad que da consistencia al mundo creado. 

Lo comprendió así porque alcanzó la sabiduría que en Cristo le salió al encuentro hecha carne del Verbo de Dios. La sabiduría de lo alto abrió a santa Teresa el tesoro de la revelación que Cristo ha entregado a su Iglesia y ella descubrió que la humanidad del Hijo de Dios se prolonga en la Iglesia. Cristo extiende su humanidad en la carne de la Iglesia, que es su cuerpo místico. Siguiendo la mente del Apóstol de las gentes, santa Teresa veía la Iglesia como la plenitud de Cristo, que todo lo abarca y es el receptáculo de toda la humanidad redimida y regenerada donde es explícitamente confesado el señorío de Cristo sobre todas las cosas. 

Por eso sentía con gran deseo la reforma que necesitaba la vida religiosa y la Iglesia de su tiempo, amenazada como estaba por el cisma y la herejía en tiempos particularmente convulsos. Tiempos que rechazaban la realidad sacramental de la Iglesia, mientras la santa reformadora veía en ella la presencia de la humanidad de Cristo, y era así como contemplaba a la Iglesia como la describe san Pablo en la carta a los Efesios: “plenitud del que lo acaba todo en todo” (Ef 1,23). Conoce las debilidades de la Iglesia, de su jerarquía y de sus miembros, de la vida religiosa y del laicado, pero sabe y así lo cree firmemente que la carne de la Iglesia es la carne de Cristo. 

La sabiduría que convirtió santa Teresa en doctora de la Iglesia es don del Espíritu Santo. Es una sabiduría que da acceso a las cosas que Dios, sabiduría —dice Jesús en el evangelio que hemos proclamado— que el Padre “ha escondido a los sabios y entendidos y se la ha revelado a la gente sencilla” (Mt 11,25). Dios ha llevado a cabo esta revelación descubriendo a los creyentes el misterio de Cristo por medio del Espíritu Santo que actúa en sus corazones, porque por sí sólo el hombre no puede conocer el designio de salvación universal que Dios tiene para la humanidad; y, por tanto, por sus solas fuerzas, el hombre no puede conocer a Cristo, en el cual Dios ha revelado su designio de salvación. Es el Espíritu Santo el que manifiesta a Dios dando a conocer a Cristo, que es el Hijo de Dios y que en él está la salvación del hombre. La sabiduría divina se le da al hombre a quien se le da el Espíritu Santo, porque “el Espíritu Todo lo sondea, hasta las profundidades de Dios (…) Del mismo modo, nadie conoce lo íntimo de Dios sino sólo el Espíritu de Dios” (1 Cor 2,10.11). Sin el Espíritu Santo no es dado al hombre conocer de qué modo ha sido agraciado por Dios en Cristo.

Santa Teresa lo entendió así y llegó a convertirse en “madre de los espirituales”, amoldando su vida a la mente de Dios, revelada en Cristo. No le fue fácil, como ella misma narra en el libro de la Vida, donde da cuenta de la trabajosa que fue para ella la victoria en materia de oración, clave de toda vida cristiana, piedra de toque de toda conversión verdadera, donde el trato con Dios se afianza como incompatible del trato con el mundo (cf. Vida, cap. 8, 1-4). La victoria de su conversión fue opción definitiva de amor por el Esposo del alma, que es el Esposo de la Iglesia, cuerpo de Cristo, con el que quiso configurar su vida para poder reformar la vida de la Iglesia en la misma medida en que ella se reformaba convirtiéndose a Dios sin componendas con el mundo. Supo por experiencia propia que el espíritu del mundo resiste al Espíritu de Dios y no entiende las cosas de Dios; porque “el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios; son locura para él; y no las puede entender, pues sólo se pueden ser juzgadas espiritualmente” (1 Cor 2,14). 

El siglo de santa Teresa fue un siglo para la reforma de la Iglesia, pero pudo serlo por la fuerza de la santidad que atrajo a Cristo a cuantos contemplaron la vida y ejemplar de los grandes reformadores católicos. Nacidos algunos de ellos en el último tercio del siglo XV florecieron en santidad y atravesaron dos tercios del siglo XVI llamando a la conversión y al cambio de vida. Abrazaron un ideal de santidad que sigue dando frutos ubérrimos en cuantos los imitan y ahondan en sus enseñanzas. Fue aquella una generación de santos, de cuyos veneros dimanan las corrientes de espiritualidad española que han alimentado la vida espiritual de generaciones. Son estas corrientes las que nutren la vida espiritual de nuestras Iglesias diocesanas. 

A aquella generación de santos perteneció el que fue el santo Maestro Juan de Ávila (1499-1569), consejero de algunos de los más influyentes de ellos, entre los que se encuentra santa Teresa. Juan de Ávila avaló la experiencia mística de la santa como genuina experiencia de Dios, y ella daría testimonio de la pena de su separación mortal con sentidas palabras de homenaje, no tanto por lo que a ella hacía, ya que la muerte culmina la vida de los santos como definitiva comunión con Cristo en Dios, sino por la pérdida que para la Iglesia, en aquel tiempo rebelde, representaba san Juan de Ávila. Así quedó reflejado en el Libro de su vida de la santa: «Lo que me da pena es que pierde la Iglesia de Dios una gran columna y muchas almas un gran amparo, que tenían en él, que la mía, aun con estar tan lejos, le tenía por esta causa obligación» (Vida, cap. 24). 

Hoy hemos bendecido una bella imagen de san Juan de Ávila, que ha sido ejecutada con gran maestría por la mano del artista por encargo de la Asociación de fieles «Providentia» a cuya generosa iniciativa se debe también la imagen de santa Teresa de Jesús que ha presidido las peregrinaciones a la iglesia Catedral durante este año jubilar. Estas han sido talladas por las manos del artista para que ambos doctores de la Iglesia ayuden a llegar via pulchritudinis, por la vía de la belleza, a Dios, supremo Bien y Belleza revelado en el hombre perfecto Jesucristo nuestro Señor, el más bello de los hombres, como dice proféticamente de él salmista. Es decir, para que por la vía sensible y espiritual a un tiempo de la belleza del arte plástico estos santos brillen como iconos de la santidad que de Dios procede y sigan hoy estimulando el seguimiento de Cristo de los fieles. Estos dos santos son patrimonio de la Iglesia universal y magisterio alimenta hoy como ayer a los discípulos de Cristo. Ambos son particularmente amados por órdenes de hombres y mujeres de vida en religión, por el clero español que invoca a san Juan de Ávila como Patrón, y por asociaciones de fieles de vida consagrada y apostolado laical, pero son sobre todo, iconos de santidad para el conjunto del pueblo de Dios que peregrina alentado por su ejemplo. 

Quiera el Señor, como se lo suplicamos por intercesión de María y de santa Teresa y san Juan de Ávila, que a clausura de este Año Jubilar deje frutos de conversión a Dios y a Cristo, que se refleje en nuestras buenas obras, para que cuantos contemplen nuestra vida glorifiquen al nuestro Padre celestial, él único que es tres veces santo, fuente de nuestra santificación y vida eterna. Que así sea.


Adolfo González Montes
Obispo de Almería

jueves, 22 de octubre de 2015

Tu y Yo y la Congregación de las Angustias y Buena Muerte colaboran en el atrezo de la representación de El Poder de la Oración

Montaje de boda en la Compañía de María por Tu y Yo Ceremonias
La prestigiosa firma Tu y Yo Ceremonias especializada en la organización de eventos y bodas, participará en el atrezo de la Iglesia de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora, Compañía de María, O.D.N. para la celebración de la obra de teatro El Poder de la Oración, cuya representación tendrá lugar el próximo sábado día 24 a partir de las 20h. a cargo la compañía Maranatha, de Úbeda, que pondrá broche de oro a los actos teresianos conmemorativos del V Centenario del Nacimiento de la Doctora Universal de la Iglesia celebrados por Providentia en Almería. La firma acaba de sumar a su experiencia de más de veinte años en la organización y decoración de ceremonias y eventos la incorporación de trajes de novia de la prestigiosa firma de Rosa Clará, así como los de madrina e invitadas. Con su colaboración se pretende crear y recrear una atmósfera de misticismo y recogimiento que ayuden a vivir con intensidad y recogimiento la presencia teatral de la Santa entre los espectadores.

Fotografía Fernando Salas Pineda
Por su parte la Real e Ilustre Congregación-Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de las Angustias (1912), con sede en la parroquial de san Juan Evangelista, primitiva catedral de Almería, montará un gran dosel para enmarcar la escena. Esta antigua corporación, fundada en la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús al amparo de los Jesuitas, está fuertemente vinculada a la Compañía de María, en ella celebran cada año su pregón de Semana Santa y desde allí parte su estación de penitencia en la tarde del Jueves Santo.

A ambos nuestro más sincero y afectivo agradecimiento por su desinteresada colaboración. Gracias.

miércoles, 21 de octubre de 2015

La conocida como Capilla de la Compañía de María acogerá la representación teatral de El Poder de la Oración

Sólida virtud, superior inteligencia, severidad y correctas formas en medio de la sencillez, humildad y dulzura más admirables, he aquí las líneas más salientes y características de las Religiosas de la Compañía de María

Fotografía Domingo Leiva
Pocos la conocen con su verdadero nombre, la Iglesia de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora se alza en el centro de la ciudad, en la Rambla de obispo benefactor Don José María Orberá y Carrión (1817-1886), como así lo quería la fundadora de la Orden de Nuestra Señora, Santa Juana de Lestonnac (1556-1640), entre el que fue convento de religiosas y el centenario y prestigioso centro de enseñanza, hoy bilingüe, de la Compañía de María trazado por Enrique López Rull (1846-1928). Allí, en el ático de su retablo otea el horizonte sagrado la Limpia y Pura, presidiendo el conventual espacio y flanqueada por su castísimo esposo, santo protector de Providentia, el Señor San José y la Santa Madre Fundadora. La iglesia, espaciosa, limpia, luminosa es un hermoso joyero para que las nuevas generaciones se eduquen y formen en el amor a Dios, la fe en Cristo y la devoción a María. 

El próximo sábado se convertirá en espacio escénico, porque así lo quiere la Compañía Maranatha, que viene representando durante este año jubilar teresiano la última obra de Ramón Molina Navarrete, El Poder de la Oración, con pleno éxito por las iglesias y conventos de España. No tenemos por más que dar las gracias por las inumerables facilidades y atenciones ofrecidas por la Compañía de María y en particular a Don José María Campos Casquet, administrador de su colegio, de sobremanera. Maranatha no cobra nada, no quiere nada para si, pero espera nuestra generosidad, la de todos los asistentes, para que con su contribución se pueda ofrecer una ayuda a cualquiera de las instituciones benéficas de la Santa Madre Iglesia.

martes, 20 de octubre de 2015

¿Qué es El Poder de la Oración?

Cartel anunciador de la obra
El grupo de Teatro Maranatha, de Úbeda, comprometido siempre con dar testimonio de fe desde el escenario y ayudar a los más necesitados, no podía quedar indiferente ante la efeméride del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús y su influencia en el mundo de hoy, donde la espiritualidad anda en decadencia y las vocaciones son escasas. De ahí que su director y alma mater, Don Ramón Molina Navarrete haya escrito la historia de una chicha joven que, contra el tsunami existencialista y relativista del mundo, decide adentrarse en un convento de clausura con el deseo de convertirse en carmelita descalza, para asombro, incomprensión y dolor de muchos, y en especial de su propio padre, cuya decisión considera tan errónea como infructífera.

"¿Qué buscan las monjas encerradas de por vida en una cárcel? ¿Qué beneficios dan? ¿Cómo no se mueren de tristeza?..." Se preguntan muchos sin alcanzar a comprender que hay caminos inescrutables más allá de las calles repletas de comercios y luces de neón, que hay llamadas misteriosas a las que no se puede dejar de acudir. Que hay, en definitiva, una casa en la que entra Jesús y se sienta a tu lado y ya no quieres hacer otra cosa que escucharlo y contemplarlo porque te llena de una felicidad y un gozo sublimes, y más cuando Él te dice -como a María de Betania- que has sabido escoger la mejor parte.

"¿Qué hacen  las monjas encarceladas? ¿Qué hace mi hija enterrada en vida...?" se pregunta el padre. Y cuando se le responde que, sobre todo, lo que hacen es orar por él y por la humanidad, no sólo duda sino que renuncia, porque cree que rezar no sirve para nada; ajeno a la grandeza de que no hay otro mayor poder en esta vida que el que estas mujeres desposadas con el Altísimo tienen: el poder de la oración.

Y El Poder de la oración es el título de esta pieza teatral en un acto que el grupo Maranatha va a representar el sábado a partir de las 20h. en la Iglesia de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora, Compañía de María, con ilusión, de manera sosegada y contemplativa, sabiéndose actores aficionados. Aficionados que pondrán el alma y la vida en cada escena, porque no les mueve ni el dinero ni los honores..., sino el amor a Dios y a los demás.

lunes, 19 de octubre de 2015

Maranatha, con EL PODER DE LA ORACIÓN, pondrá broche de oro a los actos de clausura del año teresiano

Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz se encuentran gracias a El Poder de la Oración
La obra se representará en la Iglesia de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora, Compañía de María, el próximo sábado día 24 a partir de las las 20h.

Cartel de reestreno de la obra
Maranatha en Jaén.
EL PODER DE LA ORACIÓN, obra en un acto dedicada a Santa Teresa de Jesús con motivo del V Centenario de su nacimiento surgió con el fin de representarla a lo largo del año teresiano por distintos conventos y teatros, y siempre, como es el lema de la Asociación Socio-Cultural Maranatha, para dar un testimonio de fe desde el escenario y ayudar, con los posibles beneficios que se obtengan, a los más necesitados. 

EL PODER DE LA ORACIÓN muestra las dificultades y la incomprensión que encuentra una joven que desea ser carmelita descalza, especialmente por parte de su propio padre, que considera que ser monja de clausura es huir del mundo y enterrarse en vida. No comprende ni acepta que la labor que realizan las madres carmelitas descalzas, como otras muchas monjas de clausura, es, sobre todo, la de orar por los demás. Hasta que, por diversas circunstancias, ve que sólo la oración de su propia hija es la que lo salva de una muerte segura en todos los sentidos. El elenco de actores está conformado por seis personas más un técnico de luz y sonido. Todos aficionados. Aficionados llenos de ilusión que, como es norma en Maranatha, pone el alma y la vida para que todo salga con la mayor dignidad posible.

El estreno de la obra tuvo lugar el día 18 de octubre de 2014 en el Convento de las Carmelitas Descalzas, de Úbeda, ante el éxito de la representación hubo de repetirse al día siguiente y posteriormente en  los ubetenses conventos de las Claras y en la Santísima Trinidad. La gira  comenzó en los conventos de las Agustinas y la Carmelitas de Baeza; Beas de Segura, Antequera, San Fernando, Granada, Monachil, Cádiz, Mancha Real, Madrid, Jaén y Andújar han sido las ciudades por las que hasta ahora ha pasado El Poder de la Oración. Después de la representación del sábado en nuestra ciudad viajarán a la localidad granadina de Purullena y a las giennenses de Sabiote, Huelma, Marmolejo y Cabra del Santo Cristo.

Pulsando sobre estos enlaces podrán conocer más sobre la Asociación socio-cultural Maranatha y sobre su fundador y autor más prolífico, Ramón Molina Navarrete.

R E P A R T O
por orden de intervención

MONJA PORTERA
Lola Cobo Pérez

DON JULIÁN
Ramón Molina Navarrete

PRIORA
Juana Hurtado Narváez

NOVICIA
Belén Argumosa Sierra

TERESA DE JESÚS
Isabel Valenzuela Pérez

JUAN DE LA CRUZ
Jesús Sánchez Poveda

SONIDO Y LUMINOTECNIA
Blas López Sevilla

SELECCIÓN MUSICAL Y DISEÑO GRÁFICO
Blas López Sevilla

ESCENOGRAFÍA Y VESTUARIO
Equipo Y Taller Maranatha

DIRECCIÓN
RAMÓN MOLINA NAVARRETE

COLABORAN
Tu y Yo Ceremonias
Congregación-Hermandad de las Angustias y Buena Muerte

domingo, 18 de octubre de 2015

sábado, 17 de octubre de 2015

Solemne Procesión

La Sacramental de Prendimiento colabora con Providentia en la procesión Solemne de Santa Teresa de Jesús

Fotografía Fernando Salas Pineda
La Real e Ilustre Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús en su Prendimiento, Jesús Cautivo de Medinaceli y Nuestra Señora de la Merced (1948) ha venido colaborando activamente en la organización de la Solemne Procesión de Santa Teresa de Jesús que se celebrará hoy sábado día 17. Durante estos días previos se ha vivido en su casa de hermandad una actividad febril con la preparación de la andas, cera y enseres, así como las reuniones necesarias para la formación del cuerpo de diputados que cuidará del orden del cortejo y de los costaleros que portarán las andas. La mayoría de enseres que podrán contemplarse en la procesión forman parte de esta ejemplar corporación, los faroles de guía y los que iluminarán la reliquia de San Juan de Ávila, los ciriales de los dos cuerpos de acólitos que precederán las andas y la iluminación de las mismas, cuatro guardabrisones pertenecientes al paso de la venerada imagen de Jesús Cautivo de Medinaceli para las andas de San Juan de Ávila y cuatro candeleros de la última tanda del palio de Nuestra Señora de la Merced para iluminar a Santa Teresa de Jesús. Resulta edificante la disponibildad de la Hermandad del Miércoles Santo y a la cabeza su Hermano Mayor Don Isaac Vílches Marín con nuestra Asociación sin cuya ayuda la procesión teresiana no hubiera sido posible.

En la procesión de hoy, otras tres corporaciones, la gloriosa de Nuestra Señora del Carmen de Aguadulce, con la cesión de sus magnificas andas de orfebrería, y las penitenciales de la Caridad y Pasión, la primera que ha aportado su extraordinaria cruz de guía así como las andas para San Juan de Ávila y la segunda con cuyos faroles de guía se iluminará la reliquia de Santa Teresa de Jesús, han participado en el esplendor del acto central de la clausura del V Centenario del nacimiento de la Doctora Universal de la Iglesia. A todas gracias.

Recordemos que en la extraordinaria procesión de las reliquias de San Juan de Ávila fueron dos las Hermandades colaboraron en su organización, la de Pasión y la del Silencio, ambas prestaron generosamente los medios humanos necesarios para su buen discurrir, lo que pone de manifiesto, sin duda, la excelente comunión eclesial de nuestra diócesis.

viernes, 16 de octubre de 2015

Editado el programa del Concierto Sacro de la Escolanía de Santa Cruz del Valle de los Caídos





Con una cuidada edición se ha editado el programa del Concierto Sacro que la Escolanía Benedictina de la Abadía de Santa Cruz del Valle de los Caídos ofrecerá esta tarde a partir de las 21,00 horas en la S.A.I. Iglesia de la Catedral de Santa María de la Encarnación. Los asistentes podrán así seguir con conocimiento el repertorio teresiano en sus dos partes programadas, la Monodia Litúrgica - Oficio  de Vísperas de Santa Teresa de Jesús y las Canciones para orar con textos musicalizados de la santa.

jueves, 15 de octubre de 2015

N.S.D. Ricardo Salvador Moriñígo presentará el Concierto Sacro de la Escolanía de Santa Cruz del Valle de los Caídos

Al término del concierto se hará entrega de unas preciosas placas y diplomas artísticos a las personas y Hermandades colaboradoras en la procesión Solemne en la Clausura del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús

Don Ricardo tras su presentación del cartel de Semana
Santa 2014.

Fotografía: Fernando Salas Pineda
Don Ricardo Salvador será el encargado de presentar el Concierto Sacro que la Escolanía de la Abadía de Santa Cruz Valle de los Caídos protagonizará mañana viernes día 17 de octubre a las 21h. en la S.A.I. Catedral de Santa María de la Encarnación.

Don Ricardo es miembro de Providencia desde septiembre de 2012. Nacido en Almería el 5 de marzo de 1988, es feligrés de la parroquia de Santa Teresa de Jesús por la que siente especial devoción.

Fue bautizado en la Parroquia de la familia de su padre, la Iglesia de San Sebastián, y ha cursado sus estudios desde infantil a bachillerato, en el Colegio Stella Maris de las Hijas de Jesús y los universitarios en Granada, donde se licenció en Economía, desempeñando en la actualidad su profesión en una conocida multinacional.

Recibió el Sacramento de la comunión en el Colegio y la Confirmación en la S.A.I. Catedral de Almería.

Cofrade desde el año 2000 de la Hermandad de Pasión, en la que actualmente desempeña el cargo de Diputado de Cultos y Caridad, y donde emplea buena parte de su tiempo, siempre buscando la gloria de Dios y de su Santísima Madre.

Ha realizado varias intervenciones públicas, en 2013 fue pregonero de la Semana Santa de San Isidro de Níjar, en 2014 presentador del Cartel Oficial de la Semana Santa de Almería, y este año de 2015, presentador del cartel de su Hermandad de Pasión y Meditador del Cristo de la Redención.

Fiesta de Santa Teresa de Jesús

Santa Teresa de Jesús, anónimo, copia de José de Ribera
(S. XVII) Museo Nacional del Prado
Hoy es un día grande para todos los siervos de Providentia, celebramos la gran fiesta de nuestra Santa Protectora, Santa Teresa de Jesús, en su festividad litúrgica con una gran celebración, la Misa Estacional que esta tarde a partir de las 20h. tendrá lugar en el primer templo de nuestra diócesis, la Santa y Apostólica Iglesia Catedral de Santa María de la Encarnación, presidida por nuestro pastor, Monseñor Don Adolfo González Montes. Al ofertorio de la Santa Misa ofreceremos a Santa Teresa un gran regalo, desde hoy estará acompañada por su amigo fuerte San Juan de Ávila, cuya imagen será bendecida para derramar también el caudal de su carisma espiritual a todos los hijos de Providentia, ejemplos insuperables para alcanzar la santidad. Participarán en la gran fiesta nuestros amigos de la Escolanía Benedictina de Santa Cruz del Valle de los Caídos, que interpretará la misa Para Vos Nací, del autor arayamonés Sabín Salaberri Urzelai (1934-), mientras que para la comunión será  el Ave Verum de Mozart y el Coenantibus illis de Saturnino de Legarda (1896-1970), amén del himno de Santa Teresa de Jesús, Maestra de La Luz de Francisco Palazón (1935-) y el de San Juan de Ávila, Apóstol de Andalucía de Francisco Carrillo.
¡Feliz día de Santa Teresa!

miércoles, 14 de octubre de 2015

La Música Sacra de la Solemne Procesión de Santa Teresa de Jesús (II): Ministriles Hispalensis

Sonidos de otro tiempo, la música barroca presente en las calles del casco antiguo almeriense

Los Ministriles Hispalensis en concierto
El grupo Ministriles Hispalensis nace con la vocación de recuperar los instrumentos, la sonoridad y el estilo interpretativo de las capillas instrumentales de los siglos XV a XVII.

Durante el Siglo de Oro, junto a los cantantes, las Catedrales y las ciudades contrataban conjuntos de instrumentos de viento constituidos principalmente por chirimías, cornettos, sacabuches y bajones, a los que se les conocía en España como Ministriles. La música creada para este tipo de formaciones, de lenguaje novedoso y a menudo de gran virtuosismo, sienta las bases de la práctica instrumental que llega hasta nuestros días.

Los ministriles formaban parte de las capillas de las más importantes Catedrales europeas durante el Renacimiento y su misión principal era el acompañamiento del coro durante los servicios litúrgicos, aunque también participaban por separado, precedían y daban brillo a las procesiones, anunciaban las fiestas y participaban en algunos otros actos cívicos como grandes banquetes y en los bailes privados de monarcas y nobles.

En cuanto a los ministriles sevillanos, la catedral hispalense contaba con tres chirimías y dos sacabuches contratados para las fiestas más importantes hasta que, en 1553, con Francisco Guerrero, se crearon las plazas fijas.

De formación aún reciente, Ministriles Hispalensis han producido algunos programas de singular relieve, como la actuación que ofrecieron con motivo del V Centenario de la Universidad de Sevilla en enero de 2005, o el concierto que, junto al Coro Barroco de Andalucía, presentaron en el Festival de Música Española de Cádiz en noviembre de 2006.

 Ministriles Hispalensis inauguró la XXIV edición del Festival de Música Antigua de Sevilla con un multitudinario recital ofrecido al aire libre, junto a la muralla del Real Alcázar, sucediendo lo mismo el siguiente año 2007 donde repitió la experiencia delante del majestuoso y barroco Ayuntamiento de la ciudad.

En el año 2009 volvieron a inaugurar el FeMÀS y han participado en el concierto inaugural con un programa de música de maestros sevillanos de la catedral llamado Hispalis Splendens de la mano de la Accademia del Piacere, Andrés Cea y Ministriles Hispalensis. Han participado en una gira por Andalucía bajo el Circuito Andaluz de Música: Sevilla, Córdoba, Cádiz y Huelva, con piezas inéditas transcritas por el mismo grupo de libros para ministriles del siglo XVI y XVII pertenecientes a los manuscritos de Lerma y Granada.

El grupo se ha desplazado en 2007 y 2008 a México y Guatemala donde, con la Capilla Nivariense, interpretó un programa de música portuguesa. Formando parte del grupo Exacordo, en 2009 desarrolló en Eslovenia un programa de música europea del siglo XVII y en 2010 fue Noruega, Tromso, el lugar en el que junto con Los Afectos Diversos y dirigidos por Nacho Rodríguez interpretaron Il Vespro Della Beata Virgine de Monteverdi. Con este último grupo han grabado un disco en conmemoración de Tomás Luis de Victoria.



En 2013 participan en el FeMÀS con el programa instrumental Per sonar d’instrumenti di fiato / España e Italia, las dos orillas y volvieron al FeMÀS 2015 con el programa Libro de Facistol nº 34. Versos y canciones.


Director
Arnau Rodón

Para disfrutar de los maravillosos sonidos de los Ministeriales Hispalensis pulsen aquí